end header begin content

opinión

“No nos desgastaron”

27 marzo, 2011

Con nocturnidad, como actúan los malandros, el presidente Hugo Chávez les hizo llegar a los estudiantes en huelga de hambre un “acuerdo” que pondría fin a años de cerco financiero impuesto por el propio Presidente de la República a las univesidades autónomas. Este acuerdo permitió levantar la huelga de hambre de 31 días que habían ejecutado los estudiantes universitarios, y que en las últimas horas habían radicalizado cosiéndose las bocas cuatro de ellos.

opinan los foristas

Parte de la sociedad venezolana tragaba grueso al observar a jóvenes inteligentes coserse los labios. Reaccionaban como si fuesen madres desesperadas e impotentes ante unos hijos alocados.

No se dieron cuenta de los signos tempranos. De como Hugo Chávez los tildaba de “privilegiados y sifrinos”, les echaba “gas del bueno”, luego les ahorcaba financieramente sus casas de estudio, los ponía presos y los criminalizaba como “violentos”. En una arremetida final pretendió poner a los “trabajadores revolucionarios” en contra de estudiantes y profesores. Todo dentro de una brutal campaña de descrédito público por todos los medios oficiales por más de cuatro años. En este round, pretendió desconocer y banalizar la propia existencia de la huelga. Hasta que el canciller Nicolás Maduro, regresando de una de sus habituales ausencias espetó “lo que se quieran coser, que se lo cosan” buscando quizás ser el Juan Carlos Loyo de la huelga de Franklin Brito.

Hugo Chávez envió un acuerdo que lo firman en nombre de su gobierno funcionarios de segunda. Evitó que su firma y la de la ministra Yadira Córdova estuvieran ahí. Cree así ganar espacios para incumplir algunas de las cláusulas que allí se establecen. Usar mujeres sumisas para encargos “sucios” es una marca registrada del teniente-coronel.

Se equivocó de nuevo con los estudiantes, quienes no creen en las palabras sino en lo escrito y sellado.

El descenlace demostró que el que tiene los ojos y los oídos cosidos es Hugo Chávez.

Al momento de levantar la huelga, unos de los líderes, Vilca Fernández, declaró “No hay nada que festejar, la lucha continúa” A su vez, Gaby Arellano presidenta de la FCU de ULA lanzó una frase, que en el contexto de la huelga de 31 días resulta portentosa: “Los universitaros tenemos dignidad. No nos desgastaron”. Con ella, los estudiantes reafirman una voluntad indeclinable de lucha que moraliza a toda la sociedad democrática venezolana.

Los estudiantes levantaron una lucha por la justicia. Por principios y valores. El gobierno los enfrentó con el cálculo de lograr una “victoria política”. Con la universidad se topó Hugo Chávez. Los estudiantes arriesgaron su vida mientras Chávez expuso toda su crueldad y mala fé.

El que tenga ojos que vea. Vienen otros tiempos. Esos venezolanos no negocian su dignidad. “No nos desgastaron” dijo Gaby. Yo le creo.

Twitter: @morandavid



Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com