el mundo

La fuerzas militares de Colombia se preguntan ¿dónde está Fabián Ramírez?

28 Noviembre, 2010

Imagen de ‘Fabián Ramírez’

ND.- Luego del bombardeo del 20 de noviembre a un campamento de las FARC donde estaría el líder guerrillero Fabían Ramírez, las Fuerzas especiales del Ejército colombiano y la policía no consiguieron ni rastros de este personaje, conocido como uno de los duros de las FARC. Sólo un maletín plateado, que según se sabe no dejaba ni a sol ni a sombra. Desconocen si murió o está vivo, pero herido.

opinan los foristas

Antes del bombardeo, ‘Fabián Ramírez’ planeaba un entierro simbólico del ‘Mono Jojoy’ y se movía a las tres de la mañana para evadir el cerco militar, según la reseña de Semana:

Cuando comandos de la Policía y fuerzas especiales del Ejército encontraron el maletín plateado entre la maleza, tuvieron la certeza de que ahí estaba ‘Fabián Ramírez’. Este guerrillero, al que el país conoció como uno de los duros de las Farc durante los diálogos del Caguán y como estratega militar del temible Bloque Sur, no dejaba para nada ese portafolio duro y brillante.

La tropa lo encontró en la madrugada del sábado 20 de noviembre, luego de un feroz bombardeo al campamento del guerrillero, en un recóndito paraje de San Vicente del Caguán, entre el caño Aguas Claras y el río Camuya. Abrieron el maletín y encontraron memorias digitales, dinero en efectivo, fotos y documentos. Pero de ‘Fabián’, nada.

Los casi 150 hombres de la fuerza pública que estuvieron en el área, una espesa selva llana, recuperaron los cadáveres de cuatro insurgentes, entre ellos el del ‘Negro Mosquera’, un ideólogo de las Farc de mucha influencia en el Bloque Sur, que incluso estaba destinado a reemplazar en el estado mayor a ‘Domingo Biojó’, muerto en combate hace dos meses. Entre los muertos también estaban dos guerrilleros, ‘Raúl’ y ‘Álvaro’, y una mujer conocida como ‘Tania’, que manejaba la radio.

‘Amalia’, quien junto con ‘Disney’, cocinera del jefe subversivo, sobrevivió al bombardeo y fue capturada, les dijo a los uniformados que allí estaba ‘Fabián Ramírez’ y que lo vio herido antes de perder el conocimiento. Según su relato, ‘Fabián’ no andaba con más de 15 personas y había renovado su seguridad personal cinco meses atrás. ‘Amalia’ contó además que después de la muerte de ‘Jojoy’ se levantaba a las 2 o 3 de la mañana, cambiaba de sitio de dormir y no duraban más de 15 días en el mismo campamento. Y que antes del bombardeo solo oyó cuando el centinela dijo: “¡Las bombas, las bombas!”.

Todo indica que unos ocho guerrilleros se escondieron monte arriba en el campamento de otro subversivo conocido con el alias de ‘el Burro Octavio’. Pero a ese sitio tampoco, según los reportes de inteligencia, llegó ‘Fabián Ramírez’. Por comunicaciones interceptadas a los guerrilleros en los días siguientes, se supo que entre los subversivos que habían logrado salir con vida estaba ‘Patricia’, compañera de ‘Ramírez’, quien quedó herida.

Las fuerzas militares, por las condiciones en que quedó el sitio del bombardeo, no descartan que los restos de ‘Fabián’ hayan quedado esparcidos en el monte. Las bombas, según el testimonio de un uniformado, tumbaron inmensos árboles y abrieron un cráter de más de diez metros, y esa misma cantidad de tierra desalojada tapó un tramo del caño, enterró los cambuches de la guerrilla y dejó metros bajo tierra los cuerpos de subversivos que se encontraban en el lugar.

¿Cómo se llegó a él?

Tras la caída de ‘Manuel Marulanda’, ‘Raúl Reyes’, ‘el Mono Jojoy’ e ‘Iván Ríos’, son pocos los jefes guerrilleros legendarios que, según las autoridades, están en territorio colombiano. ‘Fabián Ramírez’, un hombre nacido en Paujil, Caquetá, hace 47 años, que llevaba 27 de ellos en las Farc, es uno de los blancos.

En alianza con ‘Joaquín Gómez’, ‘Fabián’ ha comandado el Bloque Sur de esta guerrilla. Organismos de inteligencia aseguran que es uno de los responsables del asesinato, el pasado diciembre, del Gobernador del Caquetá; de la toma a la base militar de Las Delicias, en 1996, y del ataque a El Billar, en el que murieron 63 soldados en 1998. Además, hace mes y medio el presidente Juan Manuel Santos dio noticias de él cuando aseguró que en el computador del ‘Mono Jojoy’ se había encontrado un correo electrónico en el que se leía que ‘Joaquín Gómez’, del Secretariado, había autorizado a ‘Ramírez’ para que este fusilara a su hermano.

El Batallón de Inteligencia Militar del Ejército y el Gaula de la Policía le hicieron un sesudo rastreo. Tenían claro, por ejemplo, que de la imagen robusta y saludable que los colombianos conocieron de ‘Fabián’ en los diálogos del Caguán, hace 10 años, cuando era vocero de las Farc, hoy queda poco. Estaba flaco, canoso y había pasado por duras enfermedades que lo obligaron a una dieta rigurosa. Incluso a mediados de este año, un médico del Bloque Sur tuvo que tratarlo por una enfermedad crónica del aparato digestivo. Por obligación desayunaba frutas (mientras se pudiera), tomaba avena en las noches y comía maní. Leía mucho y escribía bastante.

Gracias al seguimiento pudieron determinar con precisión que en la madrugada de ese sábado ‘Ramírez’ iba a estar reunido con otros jefes guerrilleros. La idea, al parecer, era hablar de un replanteamiento estratégico para evitar las desmovilizaciones en el Bloque Sur y sobre un posible entierro simbólico que la organización le iba a hacer a ‘Jojoy’.

Por eso, luego de que se dio el bombardeo, estaban convencidos de que ‘Fabián’ había caído, y el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, salió a anunciarlo. Como en los tiempos del capo del narcotráfico Pablo Escobar, cuando encontraban el café caliente, esta vez encontraron el maletín plateado. En él se encontraron manuscritos de ‘Fabián’ en los que se alcanza a leer el reporte de “lo positivo y lo negativo” de algunos cabecillas de su bloque. Además, una larguísima lista de nombres, de personas aparentemente de la región y sus teléfonos celulares. En los documentos encontrados se espera poder descifrar claves del negocio del narcotráfico que, según las autoridades, ‘Fabián’ también movía para las Farc.

Después del bombardeo del 20 de noviembre, en la zona se quedaron decenas de policías y militares escarbando a punta de pala y perros entrenados las huellas de ‘Fabián Ramírez’. Pero levantar toneladas de tierra con herramientas de campo es imposible en poco tiempo, y las Farc son una amenaza latente que puede atacar en cualquier momento. De hecho, lo que ha hecho esta guerrilla en medio de golpes contundentes como el de ‘Jojoy’ y este de ‘Fabián Ramírez’ es atacar a la fuerza pública: solo esta semana, 30 miembros de la fuerza pública murieron por sus acciones.

De estar vivo, este hombre, que se jactaba en el Caguán de haberse retirado de la carrera del sacerdocio, puede que no esté en muy buenas condiciones, pues muchos de los guías que lo acompañaban ya no están con él, las operaciones militares tienen cercada la zona y las posibles heridas y su enfermedad lo hacen lento y vulnerable.

Canal Noticiero Digital